Afiche Formacin PICA CFE

 

El viernes 26 de junio se realizó el Segundo Espacio de Mediación Profesional (EMP) del año en modalidad virtual: "El docente, arquitecto y anfitrión. La Escuela que viene"

Estuvo a cargo de Daniel Brailovsky (Arg),  Doctor en Educación, maestro de nivel inicial y de música, profesor investigador de Flacso/Arg. y formador de docentes. 

 

Los invitamos a ver el video de este EMP:

Fundamentación:

Por estos días, la escuela se mira en el espejo de su interrupción, de su pausa forzada. Regresan confusos los ecos de las voces de sus diferentes actores, de sus analistas y de sus gestores, pero también se vocifera desde las más variadas tribunas de opinión, y resulta bastante difícil tomar distancia, acallar el ruido y encarar un análisis más sereno.

Para quienes siguen enseñando y aprendiendo, hay dos preguntas más o menos simétricas que se vienen formulando. Una tiene que ver con los modos de seguir haciendo escuela en esta época. La otra, con lo que esta época nos dice sobre la escuela que tenemos (o que teníamos, o que tendremos al regreso). La primera fluye hacia lo metodológico, y trata de resolver cierta urgencia práctica. La segunda nos pone frente a cuestiones que ya eran importantes antes de todo esto y que, por supuesto, lo seguirán siendo cuando todo esto acabe.

Algunos de los debates centrales que se vienen desarrollando sobre el eje de tecnologías y educación, presentan la forma de un forcejeo que se reduce y simplifica al dilema acerca de incorporar o no incorporar tecnologías en la enseñanza. Así pensado, en forma binaria y banal, el tironeo tiene menos que ver con las propias tecnologías, y más con los modos en que elegimos mirar el lugar del docente. Los docentes tecnofóbicos y tecnofílicos, los que se ven como “inmigrantes digitales” ante unos alumnos “nativos” o los que miran su tarea mediante metáforas tecnológicas, en ese sentido, en realidad no ponen en discusión el empleo de recursos informáticos, sino el peso relativo de las distintas piezas de las que estaría hecho un docente.

A partir de esta hipótesis según la cual los debates tecnológicos son, en realidad, la superficie visible de debates pedagógicos más amplios, lo que sigue es pensar qué juego de espejos se puede reconocer en estas tensiones.